• Dr. Garcia Lazcano

Encías inflamadas: ¿tengo que preocuparme?

Actualizado: 10 sept 2020


El cuidado de la salud bucodental comprende más allá de los dientes. Cuando detectamos que tenemos las encías inflamadas o rojas es señal de que algo no marcha correctamente en la boca. Se trata de un problema bucodental relativamente frecuente en la sociedad, que si bien no hay que alarmarse, veremos cómo conviene estar atento por las consecuencias que puede tener.


Es importante saber que cuando se da esta situación puede suponer una amenaza para la estabilidad del diente, pudiendo llegar a causar incluso su pérdida.


Por otro lado, un estudio reciente llevado a cabo reveló que el 61% de los mexicanos reconoce haber sufrido un episodio de sangrado de encías durante el último año. Y lo que es peor, sólo uno de cada dos personas afectadas acudió al dentista alertado por este problema. 


¿Por qué tengo las encías inflamadas?

El principal enemigo de las encías es la placa bacteriana, también llamada sarro o ‘biofilm’. Se trata de una fina capa de bacterias que se forman en la superficie de los dientes y que, sin una correcta higiene bucodental, puede dañar el esmalte y provocar inflamación en los tejidos blandos.


Esta inflamación de la encía es lo que se conoce como gingivitis y es el primer estado de la enfermedad periodontal.


Las encías son los tejidos que recubren las arcadas de los maxilares y constituyen la parte visible del periodonto. Al igual que los dientes, las encías se hayan expuestas a enfermedades. Cuando estos tejidos se inflaman y/o infectan, se alteran, permitiendo el paso de las bacterias al interior del periodonto. 


El signo más evidente de que existe un problema son las encías inflamadas o enrojecidas. También existen otras señales como sangrado de encías, la aparición de dolor al masticar, retracción de las encías, mayor sensibilidad dental o mal aliento constante.


Tratamiento para encías inflamadas